Preguntas más frecuentes

/Preguntas más frecuentes

La medicina pasa de ser una vocación individual y casi un apostolado para volverse un asunto de eficiencia, rentabilidad por metro cuadrado y relación costo beneficio donde el paciente está ubicado en un discretísimo lugar lo menos visible posible porque es visto como la fuente principal de gastos.
Ante este panorama, un grupo de personas, con experiencia en el área y mucho deseo de crecer a costa de hacer las cosas bien, unir esfuerzos y conocimientos y retoma de un concepto, no nuevo, porque se supone que es la base misma de la prestación de los servicios de salud, pero si olvidado, el concepto de la Atención con Corazón.
Esta es una institución que busca que el paciente encuentre en ella un lugar cálido, amable y familiar, con acompañamiento constante en su proceso de búsqueda de la recuperación del bienestar más allá de una mejoría para una afección orgánica: llámesela tensión alta, ulcera o artritis, sino de la integridad de su proceso vivencial incluyendo sus aspectos mentales, emocionales, orgánicos y relacionales.
Con ese propósito se ha conformado un equipo interdisciplinario que tiene como norte común el uso de terapias complementarias y alternativas para lograr mejorar mucho más que sus afecciones corporales.

Bogotá:
Bavaria Avenida Boyacá No. 6 D 46 Piso 2
Tel. 7029902.
Medellín:
Av. Oriental 54 – 14 Ed. Comedal Consultorio 1104
Tel. 512 0020.

Significa ver a una persona en forma integral, esto es, teniendo en cuenta todos los aspectos de la vida: física, mental, emocional y relacional, con esta visión el médico holístico interviene para armonizarlas en la búsqueda constante de una vida con calidad.

Las herramientas de la medicina holística pueden ser, sin ser las únicas: homeopatía, acupuntura, terapia neural, osteopatía, etc. Sin dejar de lado la herbolaria ni la parte nutricional pues la idea es intervenir al ser en su totalidad.

  • Homeopatía: Pequeñísimas dosis de medicamentos para equilibrar funciones corporales, emocionales y mentales.
  • Acupuntura: Estímulo directo sobre puntos específicos en el organismo para re direccionar la circulación de la energía del ser.
  • Terapia neural: Estímulo directo sobre puntos específicos mediante sustancias que cambian la electricidad celular.
  • Osteopatía: Manipulación sin aparatos de los grupos articulares (hueso+musculo) para mejorar posiciones viciosas que generan enfermedad y/o dolor.
  •  Herbolaria:Es el uso de las plantas, en su forma natural, para complementar el tratamiento de las enfermedades.

Todos usados en combinación o solos a criterio médico para lograr resolver el problema de salud planteado por el paciente.

La más importante es balancear, re-enseñar de nuevo al organismo a hacer cosas que dejó de hacer y generan enfermedad, por eso con mucha frecuencia se pueden abandonar los medicamentos que debía tomar de manera permanente en las enfermedades crónicas con ausencia de toxicidad colateral: no se cambia una enfermedad por otra.

Hace 300 años Samuel Christian Hahnemann empezó a estudiar una metodología de tratamiento que fuera algo más que manejar fiebres o dolores de cabeza y que no implicara hacer daño a los pacientes como solía ser lo habitual, de allí Preguntas frecuentesnació la homeopatía, que en su concepción original plantea hacer un perfil del enfermo tomando en cuenta no solo lo atribuible a la enfermedad como tal sino todo aquello que piensa, experimenta, desea, odia para exponerlo a una sustancia que, en una persona sana, hizo que esta pensara, experimentara, deseara y odiara de una manera similar (homoios) a lo que manifiesta el enfermo (patos) para que contrapuestas “enfermedad artificial” contra “enfermedad natural” de las mismas características, terminaran por anularse mutuamente con resultado de salud restaurada para el enfermo.

Definitivamente si primero por lo ya mencionado: se puede prescindir de medicamentos “de por vida” y, sobre todo, el costo implícito en paliar una enfermedad que, con frecuencia, va progresando obligando a tomar cada vez más medicamentos y generando más enfermedades con la ganancia de un intangible que se llama “calidad de vida”.

La concepción organicista de la salud ha ido cediendo paso paulatinamente a una concepción más integrativa que mire la interrelación de la vida interna de la persona con sus eventuales enfermedades. De lo cual hay abundante evidencia actualmente: no es sino mirar qué pasa a una persona que acaba de comer y tiene un gran disgusto o una repentina amenaza en su vida (asalto, ataque de un perro, etc…) de inmediato su aparato digestivo queda relegado a segundo plano y se le da prelación a las acciones que le permitan “la pelea” o “la retirada”. Ni se diga de las personas que están sometidas a tensiones emocionales negativas permanentes en su trabajo, hogar, colegio que se hace más proclives a enfermarse de muchas maneras.

Se hace uso básicamente de medicamentos homeopáticos simples y compuestos complementados con las terapéuticas mencionadas: acupuntura, terapia neural, Reiki.

Como la intervención no es solo desde la óptica de la enfermedad sino, muy importante, de la prevención, se busca redefinir conductas con el paciente para que complemente su tratamiento con algunos productos naturales y, sobre todo, la alimentación más natural, recordando el viejo aforismo: “que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina”, atribuida Hipócrates.

Es una persona con la formación adecuada tanto médica como humanística para entender que una suma de extremidades, tronco y cabeza no basta para lograr un ser humano, debe tener la formación holística que le permita entender que enfermedad no es solo tejido afectado.

De acuerdo con el criterio del médico holístico y con su asesoría y consejo, se irán suspendiendo paulatina y controladamente los medicamentos convencionales que estime conveniente, para no incurrir en riesgos innecesarios con el paciente.

El objetivo central del medicamento holístico es hacer que el organismo retorne a su balance, buscando la causa de la enfermedad. En ese orden de ideas, se busca que los medicamentos o cualquiera de las terapéuticas de apoyo usadas, lo sean por tiempo limitado.

Los medicamentos por si mismos no precisan de mayores cuidados para tomarlos, pero como se ha enfatizado reiteradamente, la idea no es tratar una afección por si misma sino al paciente como un todo, como muchas de las afecciones se originan o mantienen en errores de la dieta, por carencias o defectos, se sugiere hacer algunos cambios que van a beneficiar la salud general del paciente.

Dependiendo del criterio médico, puede haber necesidad de acudir a exámenes bien sea de laboratorios o imágenes para corroborar y hacer seguimiento en un tratamiento.

El médico holístico, más que cualquier otro especialista, requiere de una amplia colaboración del paciente, proporcionando información: desde aquella relativa a sus antecedentes, incluyendo aquellos que incomoda revelar como algunos vicios, su vida de familia actual y anterior, así como información sobre los exámenes que le han tomado con sus resultados y las fórmulas con sus respectivos medicamentos de medicina convencional que está recibiendo.

Entre toda esa información puede estar sumergida la causa de la afección que aqueja el paciente.

El especialista en medicina holística, aunque necesita bucear a profundidad en todos los elementos emocionales, mentales y de vida de relación de sus pacientes, no es psicólogo ni hace psicoterapia. Los medicamentos y demás herramientas de la medicina holística buscan conocer, como parte de todo el conjunto de síntomas, lo que el paciente piensa, siente, vivencia, para usarlos como elementos de búsqueda de ese medicamento particular y muy personal que se busca dar al paciente.